Creando comunidades proactivas a través de la información.

Economía Política Pública

Vacante por cubrir urgente:

…titiritero necesita títere con cabeza.

Como serie de Netflix, en pleno verano termina la primera temporada de la tragicomedia del Sr. López. El hombre fuerte del gobierno mexicano ha presentado su renuncia en una sola y reveladora página, en la que confirma sus discrepancias en materia económica y la forma en que se han tomado decisiones de política pública, sin el suficiente sustento y evidencia.

Carta emitida por el ex Secretario de Hacienda vía Twitter a las 09:15am el día 9 de julio del 2019.

La renuncia de Carlos Manuel Urzúa no es ninguna sorpresa. Lo que hubiera sido realmente sorprendente es que se hubiera mantenido por un período prolongado, a pesar de haber sido el brazo derecho de López en años previos. ¿por qué la renuncia de Carlos Urzúa no es ninguna sorpresa? a) por la falta de afinidad política e ideológica; b) por tratarse de un hombre que tiene convicciones y criterio propio; c) por estar acostumbrado, como economista, a tomar decisiones con criterios técnicos y no con base en caprichos y compromisos políticos, entre otros.

Además de lo anterior, se habla y se rumora del maltrato de AMLO hacia su Secretario de Hacienda. Hay un dicho popular que reza: “Mucha confianza es causa de menosprecio”, y tal parece que AMLO ha subestimado tanto al mercado como a sus colaboradores más cercanos. Eso tampoco es de extrañar, pues el Sr. López es un hombre consistentemente inconsistente, tanto en lo público como en lo privado.

La renuncia me trajo inmediatamente a la mente el recuerdo de la relación existente entre el ex Secretario de Hacienda Pedro Aspe y el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari. Ambos, durante el sexenio salinista, tuvieron diferencias, pero éstas se abordaron y superaron de manera sutil e inteligente. Indudablemente Aspe y Salinas tuvieron momentos de gran tensión donde la relación de poder entre ambos era clara; sin embargo, Aspe siempre mantuvo una actitud profesional y una inteligencia emocional ejemplar, independientemente de su ideología neoliberal.

¿Qué opciones tenía una persona como Urzúa frente a AMLO? Pues, al parecer, la capacidad de persuasión de Urzúa fue poca o nula, ante el radicalismo. Por otro lado, es muy probable que Urzúa se haya sentido aislado y sin el poder suficiente para trazar el rumbo económico deseado que la cordura, la prudencia y la racionalidad dictan en el contexto actual.


Andrés Manuel López Obrador con Carlos Manuel Urzúa en conferencia de prensa, 2001. (Foto: Archivo El Universal)

¿Qué le faltó a Carlos Urzúa? Carácter, determinación y habilidad política para lidiar con un presidente contradictorio, pero a la vez fácil de predecir. Desde el momento de su nombramiento, Urzúa sabía a lo que se enfrentaba, pues ya conocía a su futuro jefe. No obstante, los defectos de este último, decidió aceptar el cargo; tal vez con la ingenuidad de pensar que la relación iba a mejorar con el paso del tiempo, por haber construido una relación basada en la fidelidad más que en la competencia y el reconocimiento mutuo (meritocracia). Construir una relación sana, profesional y políticamente correcta con una persona como el Sr. López es todo un reto, no sólo para Urzúa, para todos y cada uno de los miembros de su gabinete. Los que logren tener la perseverancia, la habilidad y la inteligencia emocional necesaria para adaptarse y atender sus

convicciones o la ausencia de estas, son los que llegarán hasta el final de los días políticos de López. Así es la política. La solución no es la renuncia, pues alguien más hábil y tal vez sin suficientes convicciones, atenderá al amo y sus caprichos. Como ciudadano, respeto las razones personales de Urzúa; como político, no tiene justificación. Tenía que mantenerse y defender sus convicciones como en la guerra. Urzúa, como Secretario de Hacienda, no fue invitado a una fiesta, fue invitado a una guerra en la que no tenía claro su papel de guerrero. Decidió aceptar el papel de víctima ante el tirano.

¿Tú que opinas?

Compartir:

David Lavalle Montalvo

David Lavalle Montalvo at Expertise en Economía y Evaluación de Proyectos
Economista de la UNAM, experto en evaluación de proyectos de inversión en instituciones públicas y privadas. Trayectoria destacada en el Banco de México, Nacional Financiera y Deloitte entre otras. Académico del Tecnológico de Monterrey.
David Lavalle Montalvo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *