Creando comunidades proactivas a través de la información.

Política Pública Sociedad

Rebelión en la Granja: México

Ciudad de México, 16 de enero 2019.
David Lavalle Montalvo

Con el más puro estilo Orwelliano, el “Big Brother” Mr. López agita con su varita mágica el avispero huachicolero, promoviendo el enojo de la comunidad “Fi-Fi”, entre otras. Abre y cierra ductos a su antojo, para investigar y ver cómo se encabritan las avispas. Simulando un combate, donde nadie es capturado hasta el momento.

El Big Brother está feliz y divertido, porque goza observando las reacciones de los animales de la granja. Está realizando un diagnóstico (prueba), para diseñar la estrategia (conjunto de acciones). Su capacidad manipuladora no tiene límites y se siente como pez en el agua, haciendo política, concediendo entrevistas y tirando línea a sus morenistas.

Ningún animal de la granja le pidió provocar el orden social establecido. Es capaz de provocar escasez donde no la hay, de considerarlo necesario, según su moral, sin preocuparse por los afectados. Le encanta sentirse admirado por el pueblo, esa gran masa capaz de juzgar a ricos y pobres, por encima del Derecho, de ese Derecho que sólo él es capaz de modificar a su antojo y criterio. Le fascina jugar “adivina” con la clase media y sus intelectuales.

Le encanta sentirse admirado por el pueblo, esa gran masa capaz de juzgar a ricos y pobres, por encima del Derecho, de ese Derecho que sólo él es capaz de modificar a su antojo y criterio.

Le gusta infundir miedo a esos “pequeños cerdos capitalistas” con aspiraciones burguesas y se divierte jugando a la ambigüedad e incertidumbre. Su juego favorito: Adivina tu futuro y mi proyecto de Nación. Es un verdadero “transformer”. Le encanta llevar la contraria, de ahí sus contrarreformas. El sí sabe lo que se tiene que hacer y cómo. No necesita consultar a los expertos, nadie sabe mejor que él como endulzar el oído a las masas.

El costo no importa. Los trata con paternalismo. Le pide permiso a la madre tierra para impulsar sus proyectos y desde pequeño le gustaba jugar con trenecitos. Le encanta la montaña y el aire libre guerrerense, porque se respira el ambiente independentista y revolucionario de Lucio Cabañas. Se siente en casa y disfruta los pequeños momentos con sus amigos de Tlapa de Comonfort y Alcozauca de Vicente Guerrero, bella tierra del maestro líder magisterial Othón Salazar, bastión comunista donde antaño el PRI era el partido clandestino. Nada hay de malo en ello, también se lleva con Elba Esther. Lo grave es el gran engaño. Lo que oculta. Se parece al negro Manuel Antonio, ambos locos desde pequeños. Periodistas e intelectuales tratan de adivinar el rumbo, unos lo admiran, otros se decepcionan y otros gritan con impotencia: ¡te lo dije, ya estamos en Venezuela!

Es fervientemente nacionalista. No es ciudadano del mundo y se siente cómodo en su casa, hablando del pasado (historia) y su futuro (sueños personales). Dice que goza y disfruta el debate, pero entre sus amigos y partidarios. No hay debate y le cuesta trabajo aceptar ideas diferentes. Lo tienen que convencer, aunque no sabemos cómo. Tendremos que invitarlo a una tertulia, para ver si se abre. Me canso ganso.

Compartir:

David Lavalle Montalvo

David Lavalle Montalvo at Expertise en Economía y Evaluación de Proyectos
Economista de la UNAM, experto en evaluación de proyectos de inversión en instituciones públicas y privadas. Trayectoria destacada en el Banco de México, Nacional Financiera y Deloitte entre otras. Académico del Tecnológico de Monterrey.
David Lavalle Montalvo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *