Creando comunidades proactivas a través de la información.

Política Pública

El profundo y verdadero Riesgo-País

Ciudad de México, 19 de noviembre, 2018.

David Lavalle Montalvo

La dinámica del capitalismo global del siglo XXI, hasta nuestros días, ha tenido como rasgo característico la innovación tecnológica disruptiva. Las nuevas tecnologías están cambiando no solo las reglas y la forma de hacer negocios a escala global. También están impactando en la forma de crear y distribuir riqueza. El nuevo capitalismo basado en tecnología está modificando la estructura del capital de las grandes corporaciones tradicionales por otras innovadoras y disruptivas. El estado de la ciencia y la tecnología actual ha adquirido una dinámica creativa vertiginosa que no tiene límite. El desarrollo de las fuerzas productivas a escala global ha alcanzado tal grado de desarrollo, que la capacidad de generación de riqueza para ciertos países será prácticamente ilimitada. El siglo XXI es y será el siglo del conocimiento, la ciencia y la tecnología.

En ese contexto, las naciones más favorecidas serán aquellas que apuesten por la educación, la innovación y el emprendimiento. México, no puede ni debe quedarse atrás. Un país sin seguridad ni estabilidad económica, política y social, en pleno siglo XXI, estará condenado al rezago y al atraso. Un país, cualquiera que éste sea, con problemas e inestabilidad social estará condenado al fracaso. No hay tiempo para experimentar en lo político y social. México debe avanzar, con pasos de gigante, en la solución de los grandes problemas que demanda la sociedad. No hay tiempo para la locura y la ocurrencia de algún creativo social. México requiere líderes constructivos capaces de unificar y conducir a México por la senda del progreso prudente e inteligente. Se requiere de hombres sabios, no de líderes frustrados, impulsivos y resentidos.

Necesitamos líderes empáticos socialmente, que amen a los jóvenes innovadores, sin importar su condicional social. Desde aquellos que se encuentran en el olvido de la base de la pirámide social, hasta los más afortunados, tanto de escuelas públicas como privadas. Tomando en consideración lo anterior, me pregunto: ¿Cuál es el verdadero riesgo-país de México, aparte de las consabidas consecuencias, derivadas de las erráticas decisiones del gobierno entrante en México? El mayor factor de riesgo para nuestro país consiste en perder la oportunidad de incorporarnos a la senda del progreso educativo, científico y tecnológico. No podemos ni debemos mirar hacia atrás. Lo anterior no significa ignorar la historia. La historia de México ha sido rica y clara. No construyamos otra tragicomedia. Estamos hartos de las tragicomedias fatalistas. Estamos hartos de los partidos políticos y de los líderes corruptos, pero tampoco estamos para tolerar a los ineptos, manipuladores o resentidos, que nos quieren vender espejismos transformadores.

El verdadero riesgo-país va más allá de la eventual devaluación del peso, la evaluación negativa de las calificadoras de riesgo, la posible fuga de capitales, el amparo de los trabajadores de confianza al servicio del Estado o la militarización de nuestras calles. El verdadero riesgo-país radica en dejarnos guiar por líderes incapaces de guiarse y conducirse a sí mismos. Doblegarnos y creer que la mano invisible del mercado será suficiente para castigar los errores políticos y económicos de los futuros gobernantes de México. El verdadero y profundo riesgo-país somos los permisivos ciudadanos, intelectuales y profesionistas que no trazamos el camino o no ponemos un límite a la incompetencia y la locura. Abramos el debate, exijamos nuestros derechos y promovamos la participación política de los jóvenes innovadores, por un cambio social constructivo.

Compartir:

David Lavalle Montalvo

David Lavalle Montalvo at Expertise en Economía y Evaluación de Proyectos
Economista de la UNAM, experto en evaluación de proyectos de inversión en instituciones públicas y privadas. Trayectoria destacada en el Banco de México, Nacional Financiera y Deloitte entre otras. Académico del Tecnológico de Monterrey.
David Lavalle Montalvo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *