Creando comunidades proactivas a través de la información.

Política Pública Sociedad

Del emprendimiento tradicional al emprendimiento político-social

En un contexto de recesión y transformación.

Ciudad de México, 04 de julio, 2019
David Lavalle Montalvo

El pasado domingo 30 de junio de 2019 las capas medias de la sociedad mexicana salieron a las calles a manifestar su inconformidad. Las causas que motivan el nuevo descontento social son obvias y por todos conocidas. No es necesario repetirlas. Basta con leer los diarios de mayor circulación en México para formarse un criterio de lo que sucede. La sociedad mexicana está cada vez más polarizada y la lucha entre la sociedad civil y política es cada vez más abierta y clara. En seis meses, el gobierno de López ha mostrado y demostrado su peculiar “estilo de gobernar” y la gran masa social no ha tardado en mostrar el péndulo del “nuevo hartazgo”. Lo interesante es que ahora ha salido a manifestarse a las calles una nueva composición social (media, alta y popular) consciente y trabajadora, que no espera dádivas del gobierno. Salió a las calles a manifestar su descontento y a exigir, lo que cualquier persona sensata y racional exige en una sociedad próspera, madura y civilizada.

México está aprendiendo a hacer política sobre la marcha (learning by doing). Los colectivos y los partidos políticos están organizándose y la sociedad civil está adquiriendo consciencia, rápidamente, sobre lo que debe hacer para evitar una situación como la de Venezuela. México debe blindar y asegurar su cohesión social. La nueva oposición al gobierno Morenista debe organizarse y trazar una ruta inteligente que agrupe y canalice el descontento de todas las organizaciones, para asegurar la paz social y el equilibrio de las fuerzas en contienda, despejar el camino hacia el progreso y trazar la avenida del desarrollo por lo que resta del siglo XXI. Indudablemente, estamos en un punto de inflexión económico, político y social, decisivo para nuestra Nación.

El joven movimiento emprendedor en nuestro país necesita pasar a otro nivel de participación, más allá de la mera creación empresarial; ahora lo que se requiere y urge es un audaz movimiento emprendedor en la arena política y social. El proceso es casi el mismo, pero de otra dimensión, escala e impacto; donde la innovación y la creatividad política juegan un papel decisivo para transformar y construir una sociedad democrática- participativa y no una sociedad autocrática-monopartidista, disfrazada de populista. Debemos rediseñar el modelo de Nación (estado por estado y municipio por municipio) y pasar a la acción social constructiva-transformadora, identificando y movilizando a los diversos agentes del cambio político y social, como la policía federal.

El peor enemigo de México es el miedo. El miedo a actuar, participar y transformar. No debemos tener miedo a fracasar. Ya hemos fracasado y nos hemos dado cuenta de la trampa política en que ha

caído nuestra sociedad. Es tiempo de corregir, rediseñar y transformar. Es tiempo de demostrar de qué está hecho México. Es tiempo de resiliencia e innovación económica, comercial, política y social.

Compartir:

David Lavalle Montalvo

David Lavalle Montalvo at Expertise en Economía y Evaluación de Proyectos
Economista de la UNAM, experto en evaluación de proyectos de inversión en instituciones públicas y privadas. Trayectoria destacada en el Banco de México, Nacional Financiera y Deloitte entre otras. Académico del Tecnológico de Monterrey.
David Lavalle Montalvo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *