Creando comunidades proactivas a través de la información.

Emprendimiento

Crónica de una muerte anunciada: El Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM)

Ciudad de México, 12 de diciembre de 2018.

David Lavalle Montalvo

 

¿Por qué ha muerto el INADEM? ¿quién lo asesinó? ¿cuál fue su pecado? ¿quién cavó su tumba?¿Cómo es posible que una Institución tan importante haya muerto tan joven? ¿fue un crimen o suicidio institucional? ¿murió porque su modelo fue mal diseñado? ¿no era viable ni sustentable?¿Su desempeño y resultados fueron tan malos que justificaron su desaparición? ¿la mató el Sr. López por considerarla inútil, superflua o simplemente para no dejar huella alguna de gobiernos anteriores? ¿Fue un acto de revancha política? ¿Había que darle muerte a esa institución creadora y reproductora de emprendedores “burgueses” o pequeños “cerdos capitalistas”? ¿era lo que necesitaban los emprendedores? o ¿los emprendedores a partir de ahora recibirán otra oferta de productos financieros, aunque no se ajuste a sus necesidades? ¿qué alternativas de capital o financiamiento son las más apropiadas para los emprendedores? ¿lanzará el nuevo gobierno una mejor alternativa y más recursos? ¿el emprendimiento formará parte importante de la estrategia de crecimiento y desarrollo económico o serán marginal? ¿no estará confundiendo la nueva administración el emprendimiento (tradicional, de base tecnológica y social de alto impacto) con el apoyo a las pymes (mediante esquemas de financiamiento) que están en marcha? ¿quiénes serán los nuevos promotores del desarrollo emprendedor, si es que se decide redefinir el esquema de apoyos? ¿contarán con la debida experiencia?

Cualquiera que sea la respuesta a estas interrogantes, hay algo de lo cual no cabe duda: en México, independientemente del color (ideológico-político) de los administradores públicos, no terminamos de aprender la lección sobre lo importante que es lograr y contar con instituciones sólidas.

El gran pecado que seguimos cometiendo como Nación, radica en nuestra incapacidad de trascender institucionalmente e impedir que ese legado institucional beneficie a las futuras generaciones de mexican@s. El circulo vicioso e interminable de creación-validación-cuestionamiento-reinvención- destrucción, no tiene fin en nuestro país.

Nos consideramos muy creativos, por ideas no paramos, pero somos muy malos para ejecutar con maestría y trascender. Tampoco somos capaces de reconocer lo positivo, somos esencialmente destructivos. Hay que destruir “lo viejo”, para dar paso a lo “nuevo”, aunque nos equivoquemos. Lo importante es negar y destruir, montar lo nuevo sobre lo viejo. Tal parece que ese legado lo traemos históricamente, desde la conquista. Ya es algo normal en la vida política de México. Somos incapaces de crear y consolidar instituciones que cumplan cabalmente con su misión.

¿Por qué no ser constructivos? ¿Por qué no reconocer las fortalezas, aprovecharlas y superar las debilidades? ¿Acaso se hizo un análisis FODA, como ejercicio básico y elemental, antes de tomar la decisión de liquidarlo? ¿El modelo institucional del INADEM abortó por corrupción? ¿la corrupción desvirtuó o impidió cumplir con su misión? ¿era imposible corregir sus defectos?

Estimad@s emprendedor@s mexican@s, hay que sacudirse el polvo y levantarnos nuevamente; aparte de emprender, debemos luchar por hacer entrar en razón al nuevo gobierno y recuperar el espacio social que merecemos. El movimiento emprendedor mexicano continuará en ascenso, con o sin el apoyo del gobierno.

Esa es nuestra naturaleza y nuestro código genético.

Compartir:

David Lavalle Montalvo

David Lavalle Montalvo at Expertise en Economía y Evaluación de Proyectos
Economista de la UNAM, experto en evaluación de proyectos de inversión en instituciones públicas y privadas. Trayectoria destacada en el Banco de México, Nacional Financiera y Deloitte entre otras. Académico del Tecnológico de Monterrey.
David Lavalle Montalvo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *